ALEJANDRO ENTRENAMIENTO

El movimiento es salud

¿Por qué entrenar es fundamental para tu salud?

A menudo nos planteamos cambiar de vida o mejorar nuestros hábitos con el objetivo de mejorar nuestra condición física. ¿Es tan importante empezar a entrenar? Una de las premisas fundamentales que se han de tener en cuenta es que el ejercicio físico es necesario y fundamental para mantener una salud de hierro y prevenir numerosas enfermedades. Se deben de tener en cuenta factores esenciales, como que aumentar masa muscular es primordial para fortalecer nuestras articulaciones y también para evitar dolencias de diversa índole. O que saber cómo ponerse en forma depende del asesoramiento que recibamos para ello.

No debemos obviar que la alimentación saludable, unida a aplicar unos pequeños cambios en nuestra rutina, fomentarán el que desaparezcan por completo riesgos para la salud que son evitables. ¿Por qué debes empezar ya a entrenar para mejorar tu calidad de vida? En este artículo te damos tres motivos para ello.

Comenzar a entrenar para mejorar tu salud

Con un estilo de vida sedentario, donde el ejercicio o la actividad física no formen parte de tu día a día, irás notando cómo las tareas o actividades más cotidianas pueden costarte cada vez más: subir escaleras, dar una agradable caminata, jugar con tus hijos en el parque o simplemente verte como una persona enérgica.

Adquirir una rutina de entrenamiento es clave para mejorar la forma física. Es habitual empezar con mucho ímpetu y abandonar el hábito a las pocas semanas o meses. Un entrenador personal puede ayudarte a que esa obligación sea más efectiva y duradera en el tiempo. Pero como explicaba antes, el primer paso es el de comenzar y ser capaz de aplicar los cambios a tu rutina diaria. El ejercicio físico debe formar parte de ella y tu nivel de actividad debe verse aumentada de forma paulatina.

Los primeros 6 meses son clave. El organismo experimentará un gran cambio producido por esa nueva rutina. Estos cambios hacen que pases de una falta de actividad física (vida sedentaria) a una mejora en el tejido muscular, articulaciones y en la salud general. Y aquí también entra en acción poner en valor la figura del profesional del ejercicio físico (un entrenador personal), que supervise y adapte los entrenamientos para evitar lesiones o faltas de eficacia provocadas por la inexperiencia.

Tareas que parecen carecer de importancia, como el número de repeticiones, la carga de peso, la intensidad o la educación postural al realizar los ejercicios, son absolutamente esenciales para alcanzar los objetivos sin lesiones y con eficacia.

El ejercicio como medicina

Si son tus dolores o alguna patología la que hace plantearte el empezar a entrenar, en este estudio, uno de los más importantes de la última década, se asegura que el ejercicio interviene de forma positiva en más de 26 patologías de forma directa, desde enfermedades psiquiátricas (ansiedad, depresión, estrés…), metabólicas (diabetes, síndrome ovario poliquístico, obesidad…) cardiovasculares (hipertensión arterial, cardiopatía…) como pulmonares (EPOC, asma, fibrosis quística…) Y artromusculares ( artrosis, artritis…). En definitiva, el ejercicio físico continuado contribuye de forma clara con tener una vida saludable y mejorar o prevenir enfermedades de toda clase.

También las molestias producidas por una protusión o hernia discal, o malas posturas por pasar muchas horas de pie o sentado en el trabajo, son dolencias fácilmente evitables o mejorables con un entrenamiento específico.

Si no se dispone de una formación o experiencia previa, lo ideal es dejarse asesorar por un entrenador personal que conozca cómo fortalecer cada grupo muscular de forma adecuada. El crecimiento muscular va ligado de forma muy directa a una mejora en la sintomatología de numerosas dolencias y en la prevención de las mismas. Por eso, no es casualidad la insistencia por parte de profesionales de la salud y del ejercicio físico, en la necesidad de focalizar el entrenamiento en la fuerza, como veremos en el siguiente apartado.

Relación entre aumento muscular y pérdida de peso

En un estudio aleatorio, si escogemos a 2 personas de similar edad, trabajos y condiciones de vida similares, pero que una de ellas tiene un estilo de vida activo y la otra es una persona sedentaria, la “activa” va a consumir el doble de calorías en reposo que la “sedentaria”.

¿Por qué sucede esto? Basándonos en el estudio de Moreno-Eutimio y Cols (2014), el sedentarismo conlleva un exceso de acumulo de grasa y el ejercicio físico, sobre todo el de fuerza, se comporta como un acelerador del metabolismo basal (en reposo) (ya que el músculo que necesita más calorías para sobrevivir, y por ello, metabólicamente el músculo es un órgano que necesita más “alimento” para sobrevivir, sino se “pierde”). En otras palabras, ganar masa muscular favorece a quemar mucha más grasa, por lo que el ejercicio de fuerza no sólo es efectivo en el momento en que se practica sino también en reposo. Por eso en la primera situación, la persona “activa” quema más calorías en reposo al tener una mayor masa muscular.

Está más que demostrado que el método más eficaz para perder peso es combinar el ejercicio cardiovascular con un amplio porcentaje de entrenamiento de fuerza.

Entrenamiento personal: la solución ideal

Las sesiones de entrenamiento a las que enfrentemos a nuestro cuerpo deben ser controladas y planificadas con antelación, teniendo en cuenta una serie de criterios básicos de salud y anatomía que puedan evitar factores de riesgo, como lesiones o una nula eficacia. Cada persona tiene unas circunstancias metabólicas, personales y físicas diferentes, y por ello, un entrenamiento personalizado adaptado a cada perfil aumentará la eficacia enormemente. Además, si nunca has entrenador fuerza o hace mucho tiempo que no lo haces, esa inexperiencia o incluso el exceso de ímpetu puede llevarte a realizar de mala manera los ejercicios o a hacerlos en exceso, lo que puede provocarnos lesiones o molestias posteriores que frenen nuestro progreso y tiren por tierra toda nuestra nueva rutina. ¿A qué esperas para empezar a entrenar? Tu salud está en juego.

Deja un comentario

× ¡Contacta conmigo!

Si continúas usando este sitio o haces click en el botón de aceptar, significa que aceptas la política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar